José Carlos Avellar, 1936 - 2016

March 21, 2016

Jose Carlos Avellar

 

We lost a friend.

An admired and appreciated writer, critic, teacher and programmer, Avellar worked for over twenty year's for the newspaper Jornal do Brasil, and has published six books on Brazilian and Latin-American cinema. The former vice-president of FIPRESCI has also been Berlinale's delegate in Brazil.

We publish a biographical information, written by Myrna Brandao. Avellar's text on "Suely in the Sky" (O céu de Suely) by Karin Aïnouz, written for our site, can be found here: www.fipresci.org/festival-reports/2006/thessaloniki/suely-in-the-screen His website is still online, www.escrevercinema.com

In the first edition of the Fénix Awards, we decided to bestow the Ibero-American Critic's Award to José Carlos Avellar. We reprint, see below, Lucy Virgen's hommage (in Spanish).

On Avellar

It is with  great sorrow that we express our deepest feelings for the loss of our dear colleague and friend José Carlos Avellar.

Born in Rio de Janeiro in the year of 1936,  Avellar was a brilliant film critic, essayist, writer, cultural manager and cinema professor.

During decades, he was a film critic of Jornal do Brasil, wrote and published several books on cinema.

From 1986 until 1995, Avellar was the Vice President of FIPRESCI, member and integrant of the direction of the Film Critics Association of Rio de Janeiro (ACC-RJ). He was also a member of many juries in international festivals like Cannes, Venice and others. 

In the year of 2013 he received the award of Latin American Personality of the Year granted by FIPRESCI and the Rio Film Festival. Also received the Fenix Award (The Ibero American Award of Cinema), given by Cinema 23 and FIPRESCI.

Avellar represented The Berlinale in Brazil and was a consultant for several film festivals worldwide, such as San Sebastian, Montreal and Gramado.

He edited the site EscreverCinema and was the chief programmer of  Cinema of the Moreira Salles Institute (IMS). 

As a cultural manager, in the past he directed the Rio’s Museum of Modern Art (MAM) Film Archive, was the Cultural Director of Embrafilme and President of Rio Filme.

José Carlos was a member of the Researchers Center of Brazilian Cinema (CPCB) where he helped to organize, together with the IMS, special events showing restored Brazilian films.

Our deep solidarity to his wife Cláudia, his family, friends and colleagues. 

Myrna Brandão

José Carlos Avellar (por Lucy Virgen)

Hace unos años vi a Walter Salles en un coctel en Cannes. Caminé hacia él pensando en decir algo que pudiera interesarle, y tuviéramos así una conversación, tal vez hasta una entrevista. Cuando llegué frente a él sólo dije “soy amiga de Avellar”. Walter Salles me dedicó una sonrisa luminosa y me abrazó. Si vas a presumir de influencias, que sean las mejores.

Jose Carlos Avellar se define a sí mismo como un crítico de cine, “los cargos van y vienen, crítico de cine lo seguiré siendo el resto de mi vida”. Y aunque es un orgullo tenerlo en nuestras desordenadas filas, en términos profesionales Avellar es, y hace mucho más que eso. Es descubridor dicen unos, profeta digo yo, del Cinema Novo y como si vislumbrar el inicio de un movimiento artístico fuera poco, también ha sido y sigue siendo consejero, tutor, mentor, promotor, visionario, delegado, programador, colaborador y cómplice en proyectos cinematográficos descabellados, fotógrafo y siempre escritor.

Lo que hace a Jose Carlos Avellar único es que no es consejero sólo para instituciones y organismos culturales, para productoras y fundaciones; lo es también para cualquier director y productor que lo necesite. No sólo jóvenes directores, he visto a más de uno ya experimentado solicitar ayuda. Aún más, creo que no hay un solo director brasileño entre Nelson Pereira Dos Santos y Julia Murat que no tenga algo que agradecerle. En esta lista podemos añadir a un buen número de cineastas latinoamericanos. Algunos le han pedido que lea un guion, que les ayude a resolver una escena, les aconseje cuál es el mejor festival para su película; los ha enfocado antes de la rueda de prensa en un festival importante. Porque él es uno de los pocos críticos que puede hablar con autoridad sobre cualquier etapa de la producción y hasta la proyección de una película. Para muestra, lo que me contó José Luis Valle durante la preparación de este texto: “En 2009 José Carlos me asesoró un proyecto en un taller de escritura en Salvador de Bahía. Recuerdo que me sugería suprimir la violencia de la guerra en mi guion y optar por otras maneras de presentarla. Se argumentaba y yo me ‘defendía’. Lo tomé como un insulto a la guerra en mi país, dije ‘este hombre no tiene ni idea’, me enojé, y por supuesto no cambié ni un punto de mi guion. Muchos meses después, en la soledad de mi estudio me vino de súbito una epifanía. Tenía que ver con la concepción de la violencia en ese guion, en el cine en general…  y coincidía en todo con lo que él me había dicho. Entendí que era un novato y él un gran maestro. Creo que todavía no le he agradecido. Aprovecho esta ocasión para hacerlo”.

Jose Carlos participa, todo lo que humanamente puede sin descuidar su trabajo actual en el Instituto Moreira Salles, en seminarios, talleres, paneles, comités de proyectos, jurados, etc. Por ejemplo, participa cada año en marzo en el Critics Talent Campus, en el que seis afortunados jóvenes reciben tutoría. Casi todos los integrantes de FIPRESCI tienen los conocimientos para esta labor, pero son muy pocos los que tienen la generosidad de pasar cuatro días con aprendices de críticos, leyendo y aportando a sus textos. Por cierto, el taller se amplió el año pasado a 6 días por su recomendación, con lo que tendrá aún más trabajo.

Un amigo me decía que las críticas de Avellar le gustaban muchísimo, su única queja es que después de leerlas, las películas nunca le parecían tan maravillosas como cuando él las contaba. Y esto es, aunque sea doloroso admitirlo, porque Jose Carlos ve en cada cuadro mucho más de lo que vemos la mayoría de nosotros. Pero su genio —presente en sus seis libros como autor único, las docenas en colaboración y centenares de artículos— no es sólo ver más que la mayoría, sino pasarlo a través sus filtros y escribirlo de manera que es inspirador, haya visto o no la película. Por ejemplo, en su crítica de Amour da vuelta a la película, no menciona siquiera a la pareja de ancianos sino hasta muy adelante; empieza diciendo “Una vez que la historia termina es posible percibir Amour como una representación del malestar europeo. La nueva película de Michael Haneke trata de una crisis. No de la crisis económica o social de ahora, tampoco de las dejadas por la pérdida de las colonias o por las dos grandes guerras del siglo pasado. Tal vez sea un malestar que resulta de todas estas cosas mezcladas, sin una crisis precisa, concreta, localizable. Tal vez sea una crisis esencial, la incomodidad, una molestia, un distanciamiento instantáneo, una sensación de vivir en el país del pasado —la crisis— cliché de lo que se llama el viejo mundo”. Y con esto tenemos el ambiente de ese departamento en París y queremos saber que nos contará Haneke en ese lugar.

Las nuevas tecnologías son una diversión para Avellar. Se acerca a ellas y a cada nuevo artefacto que aparece en el mercado con la curiosidad y entusiasmo de un niño, para luego usarlas como un adulto muy sabio. Mientras los críticos nos quejamos de la desaparición de los periódicos y la banalización de los espacios dedicados al cine, él insiste en buscar alternativas. Conoce a la perfección todas las aplicaciones con posibilidades artísticas y las usa de forma cotidiana. En una comida de cumpleaños empezó a hablar de las posibilidades de los iPods e hizo una demostración con un video de El acorazado Potemkin, varias personas movieron sus sillas y terminó siendo una conferencia impromptu. Hizo su propio diseño y publicó en iTunes su libro El ciego al revés, Notas sobre el cine brasileño en la década de 1980, el cual está disponible sin costo en español, inglés y portugués. Mantiene actualizado su blog Escrever cinema, organizado por secciones sobre cine brasileño, cine documental, cine y pintura, cine y literatura, cine latinoamericano, cine norteamericano y cine europeo. Muchas de ellas ilustradas con sus propias fotografías.

Este premio es, con mucha justicia, sobre su labor con el cine iberoamericano, pero ésta no es una restricción para el trabajo de Avellar que puede disertar con autoridad, en cinco idiomas, sobre el cine de cualquier lugar del mundo; o sobre las relaciones del cine con otras artes —con la misma facilidad participa en un panel sobre Chris Marker en Morelia, que habla con Jia Zhangke en Cannes sobre Tian zhu ding o discute con Naum Kleiman sobre Eisenstein. La revista inglesa New Left Review publicó el año pasado, y está disponible en línea, Caballo de tres cabezas, un ensayo sobre la relación de los caballos en el mural La conquista de México de Orozco, en el Guernica de Picasso y en Alexander Nevski de Serguei Eisenstein.

Hace tiempo estaba sentada junto a Jose Carlos en la proyección de una película que resultó terrible. Se encendieron las luces y yo esperé un juicio sumario, sólo dijo “película mala menos mala si tiene una mujer desnuda”. Lapidario y con sentido del humor, además de ser crítico de cine, eso distingue a Jose Carlos Avellar.

Lucy Virgen